4 de ago. de 2009

Fiestas Populares


Las fiestas Populares, religiosas o festivas, son de participación comunitaria.


San Sebastián en las Ovejas, de la Virgen de Lourdes en Ailinco, Santa Bárbara en Cura Mallín, los nguillatunes o rogativas de las agrupaciones aborígenes, se destacan entre las que son organizadas por la comunidad en su conjunto.


El concepto generalizado de las fiestas religiosas, sean criollas o aborígenes, es de agradecimiento y pedido por un año de bonanza. Las de origen criollo se caracterizan por el rezo de la novena. En el altar familiar se encienden nueve velas o una de gran tamaño, preparada especialmente para el santo o la virgen. Las familias devotas velan el santo desde la puesta de sol del día anterior, durante la noche y el día siguiente. La velada se acompaña con bailes, música y entretenimientos de abierta participación a todos los vecinos y personas que se acerquen. El dueño de casa ofrece la comida a los acompañantes durante todo el día.


La Cruz de Mayo, se remonta a las fiestas celebradas en honor al dios Vulcano (Vulcanales) que se realizaban al finalizar la recolección del trigo.
Elementos fundamentales en estas celebraciones eran el fuego y el agua, a través de los cuales se concretaban los ritos de purificación y fertilidad.


La Fiesta de San Juan según algunos autores, está relacionada con las "Palilia o Parilla" romanas, dedicada a Palas, diosa de los pastores. Durante el transcurso de las mismas se encendían hogueras de paja o heno y se saltaba sobre ellas.


Otra fiesta de relevancia en el Neuquén es la devoción a San Sebastián, quien fue integrante de la Guardia Petroriana del Emperador Dioclesiano II y llegó a la santificación como mártir del cristiansimo.

En cuanto a las Comunidades Mapuche (Gente de la Tierra), la ceremonia más significativa es el Nguillatun o Rogativa. La fecha de su realización está supeditada al retorno de los campos a la veranada, en un lapso que abarca desde la segunda quincena de febrero hasta los primeros días de mayo y su duración es de cuatro días. Participan de la ceremonia los integrantes de la comunidad que la lleva a cabo y de otras en la calidad de invitados. En tanto para los huincas (hombre blanco), la participación no es posible salvo algunas excepciones autorizadas por los caciques.


Las faenas rurales son también momento propicio para encuentros festivos en las comunidades campesinas del Neuquén. Tal como es el caso de la señalada de animales y la trilla. También el día de Santa Bárbara, patrona de los mineros que se festeja el 4 de diciembre, única oportunidad al año en que se permite a las mujeres el acceso al interior de las minas.


El Encuentro de Cantoras y Cantores de Varvarco ha adquirido auténtica trascendencia popular. La misma no fue en sus inicios una fiesta espontánea como las anteriormente mencionadas, sino que se gestó a través de la propuesta de docentes, Comisiones de Fomento y entidades intermedias de la zona logrando el apoyo oficial. Hoy constituye una las manifestaciones populares más sentidas y valoradas en la provincia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada